• Verónica González

Razones por las que debes detener el perfeccionismo

La mayoría de las veces que ofrezco conferencias o talleres en empresas y pregunto cuales son las fortalezas de los participantes, una o varias personas responden: perfeccionismo. Sin embargo, cuando termina mi intervención mencionan que el perfeccionismo no siempre les ha ayudado, por el contrario cuando reflexionan se dan cuenta que los ha llevado a la rigidez, miedo y la frustración.

En el pasado el ser perfeccionista se veía como una gran cualidad, no obstante, ser perfeccionista encierra una gran verdad y es que nos pone un disfraz ante a los demás porque es simplemente inseguridad. Yo también decía que era perfeccionista y en realidad lo que tenía era inseguridad. Temía equivocarme, verme débil o menos frente a las demás personas, quería probarle a otros que yo podía, que era capaz pero siempre desde el perfeccionismo y al final, nunca estaba complacida.

El perfeccionismo es una muestra de que nos falta confianza y seguridad en lo que estamos haciendo y nos escondemos detrás de un concepto que se escucha lindo. Tú que me lees; rompe con esa excusa que te detiene, llamada perfeccionismo. Esto que les comparto me recuerda a la negación optimista que menciona Tim Ferris en su libro La semana laboral de 4 horas que dice: “la mayoría de los inteligentes del mundo entero disfrazan el medio de negación optimista“. Añade que es como saber que debes hacer algo para mejorar pero como te da terror a moverte, dices y tratas de convencerte de que todo mejorará, que con el tiempo lo lograrás; un mensaje optimista pero sin acción. Asimismo, me atrevo a afirmar que la mayoría de las personas disfrazan su inseguridad de perfeccionismo.


No necesitas tenerlo todo perfecto para lograr lo que quieres, no necesitas todos los recursos, todas las influencias; necesitas creer en que Dios te ha dotado de competencias y creer en ti. Por eso, mi invitación hoy es a que dejes de esperar el momento perfecto para accionar, más bien agarra el momento y hazlo perfecto. También te invito a que dejes de pensar que necesitas tener todo estéticamente bonito y atractivo, que necesitas personas externas o que tienes que tener algo en específico para lograr el resultado esperado.

Lo que necesitas es seguridad en ti y en lo que posees para lanzarte a conquistar.

El crecimiento se da cuando te lanzas y caminas, cuando sales de lo conocido y cómodo para ti y eso requiere; no perfección sino seguridad. Cultiva la seguridad por encima del perfeccionismo. Te voy a compartir una foto de cuando me atreví a volar chiringa con mis amadas Perlas del Creador (no es la mejor foto pero tiene propósito); te lo comparto porque yo no quería hacerlo para no mostrar mi evidente debilidad en esto, porque no me salía y eso atentaba contra mi concepto de “perfeccionismo” así que exponerme fue difícil. Esto fue hace varios años, sin embargo, hay momentos en los que batallo con el perfeccionismo, que realmente es inseguridad. Cuando volé la chiringa y solté el hilo, también soltaba mi orgullo, inseguridad y perfeccionismo. Suéltalos tu también.


Cuéntame tu experiencia con este tema, y si deseas vivir con intención y no perfeccionismo, te invito a mi taller presencial que será el 7 de marzo en AMSS Media Marketing en Caguas desde las 9 am. Será un tiempo de crecimiento, conectar y ampliar nuestra red de contactos. La inversión es $35.00 y los puedes pagar a través de Ath movil al 787-396-2844.

Con cariño,


Verónica ❤️


Suscríbete

© 2020 VeronicaGonzalezPR.com

Design by AMSSMedia.com